• Kike

Dejando las redes



Estoy dejando las redes sociales. No lo hago porque crea que es una posición más moral y, desde luego, tampoco parece lo más adecuado para mi trabajo. Pero esto es, sin duda, lo mejor que puedo hacer si quiero mantener mi cordura. No deseo mantener más discusiones estériles con gente a la que apenas conozco ni preocuparme de cambiar mi foto de perfil cada tres semanas.


Primero abandoné Twitter, la más tóxica y odiosa de todas las redes sociales. No me he arrepentido nunca de esa decisión. Hace una semana dejé Facebook, lo cual resultó bastante complicado en más de un sentido. Pronto dejaré Instagram y Linkedin lo uso tan poco que no creo que tarde en caer. A partir de ahora, quien quiera contactarme puede hacerlo a través de esta web. Conservo mi email, que no ha cambiado en muchísimo años. No me siento aislado, pero sí más libre.


Creo que es sano sentirse libre. A veces las cadenas son las convenciones sociales, o la tradición. A veces son una familia exigente, la pobreza, la desesperación... y, en otras ocasiones, las cadenas son algo tan simple como una nueva tecnología. Por desgracia, no puedo tirar mi teléfono móvil a un río, pero intento tenerlo apagado tanto como puedo.


A partir de hoy voy a intentar disfrutar un poquito más de la realidad. Os recomiendo a todos hacer lo mismo.



13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo