EL CONFINAMIENTO

–Qué alegría que estés aquí, Rober –dijo Marta con una sonrisa de oreja a oreja. –¡Faltaría más! –respondió Roberto–. Con lo bien que me...